Unos cuantos consejos de limpieza para solteros

 
Unos cuantos consejos de limpieza para solteros

 

Esta entrada la escribo un domingo por la noche en mi cama, cansado y después de pasar todo el día en plan limpieza. Cuando vivía en la casa de mis papás era más fácil. Mi hermana y yo nos repartíamos las tareas de diario y mis papás hacían el resto de las cosas. Ahora que vivo solo, me toca todo a mí.

Tener la casa limpiano solo evita que uno se enferme. Mantener limpios los muebles y los electrodomésticos puede alargar su vida útil. Incluso, limpiar se considera como una actividad física moderada. Yo me concentro mucho más cuando estoy en espacios ordenados.

Hay personas que prefieren contratar a una persona encargada de la limpieza de sus casas. Todo bien las personas que contratan a alguien más, siempre y cuando se hagan responsables de pagar los costos de seguridad socialque pide el Ministerio de Trabajo.

Como mi casa no es tan grande, para mí, no es una inversión necesaria.

Lo primero que hice – que requirió todo un esfuerzo mental – fue estar dispuesto a despertarme más temprano y acostarme un poco más tarde.  Aunque las primeras veces se me hizo tedioso, me acostumbré a tender la cama todos los días.

Es súper importante tener la habitación limpia y va mucho más allá de tender la cama. Una vez a mes le doy vuelta al colchón y cambio las sábanas un par de veces al mes. Además, todos los días barro debajo de la cama.

Ya que tengo la escoba en la mano, aprovecho para barrer y sacudir un poco el resto de la casa. Es mentira que gasto toda la vida en ello, pero hacerlo constantemente ayuda un montón. Así, cuando uno limpia a profundidad, es todo más fácil.

Otra cosa que hago a cada rato para evitar que se acumule la suciedad es lavar los trastes apenas los ensucio. No siempre lo logro, pero al menos no acumulo torres de platos.

También aprovecho los domingos para cocinarla mayoría de las cosas que voy a comer en la semana. Así no ensucio más trastes de la cuenta los días de oficina. Otra regla que intento no romper es limpiar constantemente todas las superficies que tienen contacto con comida. Así la comida no se contamina y nada se mancha. Tener toallitas de limpieza a mano ayuda un montón.

Cuando estoy cocinando, aprovecho el tiempo que tengo que esperar para lavar la ropa. Tengocanastas para separar la ropa que ensucio durante la semanay así evito mezclar colores o prendas que no se lavan juntas.

Lavar es lo que se me hace más fácil… porque solo es cuestión de programar la lavadora. Lo que hago cuando tengo que lavar ropa más fina o de cuidado, es buscar alguna lavandería y pagar un poco por el servicio. Prefiero eso a jalarme una torta con una prenda cara.

Ya les había contado que tengo contenedores para separar los residuos por tipo, ¿verdad? Esto también me ayuda un montón a mantener el orden en la casa. Clasificar los residuos ayuda un montón a mantener el orden y no acumuloni papel, ni vidrio ni ningún material que no necesite.

Otro ritual semanal es lavar la ducha, los lavatorios, las pilas de lavado y los inodoros. Es importantísimo tener limpios estos espacios porque son fundamentales para los hábitos de higiene. Una buena idea es diluir un poco de cloro o desinfectante en agua para hacerlo aún más fácil.

Cada semana y media me levanto aún más temprano los sábados para hacer el inventario de lo que necesito comprar en la feria, la carnicería y el súper. Aprovecho que estoy revisando lo que tengo para limpiar la alacena, la refri y desechar lo que esté vencido.

Tener la refri limpia ayudaa mantener la temperatura fría y evita que el motor se desgastemás de la cuenta. Una alacena ordenada es una buena forma de prevenir que haya algún bicho viviendo entre la comida.

Cada cierto tiempo – como dos o tres semanas, que es cuando me da tiempo – aprovecho algunos periódicos viejos para limpiar las ventanas. El periódico evita que el vidrio se raye y cuando las ventanas están limpias, la luz entra mejor y se puede aprovechar más.

Como tengo que quitar las cortinas del marco, aprovecho y las lavo. Es increíble la cantidad de polvo que pueden acumular. A mí me gusta abrir las ventanas para ventilar la casa. El problema es que a veces hay mucha suciedad en el aire y las cortinas sufren por cuenta doble.

Hay muchos más consejos y buenas prácticas que cada persona puede acoger según sus necesidades. Yo por ejemplo, no tengo que limpiar pisos de madera, entonces nunca aprendí a hacerlo.

Lo más importante, más que saber cómo limpiar cada cosa, es tener la disposición para hacerlo. De nada sirve saber algo que no se aplica. Y sí, lo digo resignado y cansado, pero al menos con la casa limpia.